2006/06/20

Reflexión informal sobre la fractalidad del mundo.

Fractal es un objeto matemático discontinuo, roto, fracturado. A primera vista, algo extraño, ajeno, que sin embargo impregna todo nuestro mundo. Lo que tocamos, lo que somos, por donde nos movemos... todo es fractal. Simplificamos la realidad para poderla entender, nos quedamos con la simplificación, sacamos su esencia y la convertimos en saber, pero la simple continuidad observada por doquier es una quimera.

Todo son simplificaciones. Si una línea real la ampliamos, veremos una inmensa cantidad de imperfecciones, de discontinuidades, que se incrementan según el aumento con que las observemos. Cualquier superficie lisa esconde multitud de cortes y hendiduras. Simplificamos y tratamos así de construirnos un mundo más sencillo, que no siempre está tan cerca de la realidad como creemos.

La continuidad de la materia ya se vio rota por el átomo, materia discreta que forma la materia continua que vemos y tocamos. Después se rompió la continuidad de la energía por obra y gracia del cuanto de acción ( h ) . La energía pasó a estar cuantificada, en “paquetes” de mayor o menor magnitud, según su mayor o menor frecuencia de vibración. La realidad pasó a ser granulada, como una película fotográfica. El cuanto de acción, que define el mínimo grano de realidad, no permite un grano más fino y , a la vez , estable... Las consecuencias fueron terribles: el cuanto acabó con la nada, con el vacío, por pura incompatibilidad.

El vacío absoluto y estable suponía un grano infinitesimal, inexistente, suponía un cuanto de acción nulo, que no existe. El vacío absoluto y estable, la nada, desapareció y dejó en su lugar a un inmenso fractal llamado el espacio-tiempo.

Todo fractal esconde algo entre sus innumerables quebrados y vericuetos. ¿ Qué escondía la nueva nada? Escondía partes de ella misma, y dejó al descubierto la incertidumbre de Heisenberg, el mínimo grano de realidad.

( Se agradece la reseña de este post en Libro de notas )

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Asombrosa entrada. Mi curiosidad ha aumentado exponencialmente al leer esto:

"El cuanto de acción, que define el mínimo grano de realidad, no permite un grano más fino y , a la vez , estable".

¿De veras "h" -cuya existencia está más que probada- implica eso?

Gracias.

Saludos de un fascinado seguidor de este blog.

Salvador dijo...

Es una forma de hablar, pero desde luego la existencia de h, el mínimo cuanto de acción, implica eso.
De hecho las fluctuaciones del vacío están originadas por la existencia de h.

Siempre que el producto (incremento Energía) x (increm. de tiempo) sea inferior a h puede existir un vacío en donde se crea y destruye energía y partículas virtuales (llamadas así porque sólo pueden mantenerse un tiempo muy corto y dependiente de su energía según la expresión anterior).

Un saludo.

Anónimo dijo...

Salvador, no te he entendido muy bien. ¿Sería correcta, salvando las distancias, la analogía de ver el mundo como una película y sus imágenes por segundo debido a h?

Lo entiendo aun mejor si lo trato como un fractal (maravilloso, por cierto). El mundo está basado en muchísimos múltiplos enteros de h, no tiene sentido hablar de una acción menor por ello.

Tu segundo párrafo no lo acabo de entender tampoco...

Saludos y gracias, de veras.

astrolabio dijo...

si la realidad es un fractal donde las variables cuánticas son espacio y tiempo, y el vacío no es más que un fractal no percibido como tal, puedo pensar que, en terminos de la conciencia, una vez que alcanzamos una visión integrada no reducida hemos logrado una expansión de la misma, o como se dice en el pensamiento oriental, un samhadhi?
Es que el vacío como tal, es una plenitud no comprendida por nuestra dimensión? son preguntas que me ha suscitado tu artículo.

Salvador dijo...

El post habla con un tono un tanto informal sobre la aparente continuidad en nuestro mundo. Simplificamos y nos perdemos la esencia discontinua del mismo, su fractalidad que en la mecánica cuántica llega de la mano del cuanto de acción. Por otra parte todo fractal, en sus vericuetos e irregularidades esconde parte de sí mismo. El propio vacío puede que también lo haga.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Interesante la reflexión sobre fractalidad, porque sabe le dejaron un trabajo a mi hija sobre "Fractales"y no sabía como ayudarla porque sinceramente no entendía, pero con esta explicación si que me "salvó" Inmensamente Agradecida . Alicia.

Anónimo dijo...

Interesante la reflexión sobre fractalidad, porque sabe le dejaron un trabajo a mi hija sobre "Fractales"y no sabía como ayudarla porque sinceramente no entendía, pero con esta explicación si que me "salvó" Inmensamente Agradecida . Alicia.

Salvador dijo...

Gracias Alicia, me alegro de haber podido ayudarte. Un abrazo.