2008/05/31

Fractales naturales y una reflexión informal

Reflexión informal sobre la fractalidad del mundo.

Fractal es un objeto matemático discontinuo, roto, fracturado. A primera vista, algo extraño, ajeno, que sin embargo impregna todo nuestro mundo. Lo que tocamos, lo que somos, por donde nos movemos... todo es fractal. Simplificamos la realidad para poderla entender, nos quedamos con la simplificación, sacamos su esencia y la convertimos en saber, pero la simple continuidad observada por doquier es una quimera.

Todo son simplificaciones. Si una línea real la ampliamos, veremos una inmensa cantidad de imperfecciones, de discontinuidades, que se incrementan según el aumento con que las observemos. Cualquier superficie lisa esconde multitud de cortes y hendiduras. Simplificamos y tratamos así de construirnos un mundo más sencillo, que no siempre está tan cerca de la realidad como creemos.

La continuidad de la materia ya se vio rota por el átomo, materia discreta que forma la materia continua que vemos y tocamos. Después se rompió la continuidad de la energía por obra y gracia del cuanto de acción ( h ) . La energía pasó a estar cuantificada, en “paquetes” de mayor o menor magnitud, según su mayor o menor frecuencia de vibración. La realidad pasó a ser granulada, como una película fotográfica. El cuanto de acción, que define el mínimo grano de realidad, no permite un grano más fino y , a la vez , estable... Las consecuencias fueron terribles: el cuanto acabó con la nada, con el vacío, por pura incompatibilidad.


El vacío absoluto y estable suponía un grano infinitesimal, inexistente, suponía un cuanto de acción nulo, que no existe. El vacío absoluto y estable, la nada, desapareció y dejó en su lugar a un inmenso fractal llamado el espacio-tiempo.

Todo fractal esconde algo entre sus innumerables quebrados y vericuetos. ¿ Qué escondía la nueva nada? Escondía partes de ella misma, y dejó al descubierto la incertidumbre de Heisenberg, el mínimo grano de realidad.

Reedición de la entrada de La bella teoría de hace dos años, por estas fechas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

estos fractales naturales se hacen mucho mas evidentes... tomando LSD. lo digo por experiencia propia, es maravilloso

Salvador dijo...

No lo dudo amigo. SaLuSDos.

Raúl dijo...

Me encantó el artículo, imprimí una copia y la pegaré en alguna pared de la facultad.

Salvador dijo...

Gracias Raúl, esta entrada tiene más historia de lo que parece.No estaba seguro si gustaría o no.

Anónimo dijo...

No estoy deacuerdo con la definicion de la "nada", esta no tiene ninguna caracteristica.
Fantastico blog.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Magnifica entrada.

María Victoria dijo...

Desde que el hombre es hombre, que está haciendo objetos, copia de la naturaleza. Por ej. el avión lo sacó del vuelo de las aves, y no los aburriré con todo lo que ha hecho porque siempre hace "inventos", a partir de lo que hay y que es creación de Dios.
Si su señoría no cree en Dios, que
estudie la Biblia , y se sorprenderá mas que con los fractales..! Les deseo lo mejor.

Victor Flores dijo...

Por qué concluye que el cuanto acaba con la nada?
Ya es aceptada la teoría de supercuerdas.
Por qué no considerar que a ese nivel el cuanto salta a otra dimensión donde el proceso se invierte y de una mínima cantidad de realidad, la realidad se multiplica y expande?